Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Seleccionar página

El hogar ha sido un mercado desde hace milenios. Desde la primera construcción profesionalizada de viviendas y sus rudimentarias puertas con cerradura (las primeras en la China de hace 4.000 años), hasta la moderna venta de muebles. Ahora que el mercado smart home ha despegado se abre una nueva puerta: 1.600 millones de dispositivos y 150.000 millones de dólares para 2024.

Incluso vemos inmobiliarias orientadas a desplegar servicios de domótica. Ninguno queremos que nuestro hogar quede desfasado, especialmente si eso implica perder calidad de vida, comprar más electricidad, o contaminar más. Si adquiriendo un producto de control de la climatización y comprando una centralita de alarmas podemos eliminar de un plumazo gastos eléctricos o la cuota fija de un servicio de alarma, lo haremos sin dudar.

El mercado de las ‘smart homes’

La vivienda inteligente es la pieza base de la ciudad inteligente. La smart home es el “ladrillo” con el que se construye y sin el cual no podemos hablar de smart cities. No hay ciudades listas con edificios tontos, y eso implica que vamos a llenarlos de tecnología de control como la que ofrece SPC.

Hacia 2015, dice el informe ‘Servicios de suministros básicos inteligentes detrás de la creación de hogares inteligentes’ de Oliver Wyman, el mercado de la smart home alcanzó un valor global de 40.800 millones de euros, con un crecimiento estimado del 15% anual para 2022. Y todo estará conectado al WiFi en lo que los expertos ya califican como un «internet líquido» que lo conecta todo.

Internet Liquido Smart Home Conectado

De mantenerse la tendencia hasta 2024, supondría un mercado de 143.000 millones de euros. A una cifra similar llegan las cuentas de Markets and Markets, que hablan de “USD 151.4 billion”, o unos 137.240 millones de euros. Esto significa que cerraremos el año 2023 con 1.600 millones de dispositivos dentro de los hogares, según el informe ‘Worldwide Quarterly Smart Home Device Tracker’de la consultora IDC.

Dispositivos de todo tipo, de los que en 2019 destacan:

● dispositivos de entretenimiento en vídeo (43%),

● Altavoces inteligentes (17,3%),

● y sistemas de seguridad y control del hogar (16,8%);

y que en 2023 tendrán un perfil de cuota de mercado algo diferente:

● entretenimiento (30,5%),

● sistemas de seguridad y control del hogar (22%).

La gama de productos en la que mayor crecimiento se espera son aquellos que tienen que ver con los sistemas de control debido a su utilidad para el usuario medio: ahorrar energía, mejorar su calidad de vida, reforzar la seguridad del hogar, etc. De ahí que ya hay inmobiliarias que apuestan por dispositivos SPC y entornos Alexa, como es el caso de Vía Célere.

El ‘gadgeto-todo’: una app de control total

1.600 millones de dispositivos son muchos dispositivos, pero no pillan a nadie despistado. En nuestras viviendas ya usamos luces inteligentes accesibles vía WiFi, sistemas de control de la calefacción por infrarrojos, o enchufes que pueden ser apagados en remoto. También aspiradores, cámaras de videovigilancia y diferentes sistemas de aviso como los sensores de ventanas.

En el caso de Vía Célere, se ha convertido en la primera compañía que, de manera pionera en nuestro país, incluye un kit Smart Home en algunas de sus promociones. Este pack consta de un altavoz Amazon Echo Dot, además de otros dispositivos como bombillas y enchufes inteligentes. De este modo, los residentes tendrán menos problemas en la futura instalación de más funciones.

Pronto cada objeto de la casa (el espejo del baño, el timbre de la puerta, o las puertas de los armarios) incorporarán sensores y tecnología, estarán conectados y reportarán a una aplicación. Es probable que en unos años incluso surjan objetos nuevos que nadie esperaba, como fue el caso de los altavoces.

Altavoces Inteligentes Conectados Smart Home

En este sentido la app SPC IoT se convierte en un centro de control indispensable, que nos permite manejar todos los productos de SPC —y algunos de otros fabricantes— desde el mismo sitio. De esta manera, no tienes que preocuparte de tener distintas aplicaciones o tener que programar los dispositivos de manera manual. La app de SPC los gestiona todos y te facilita incorporar así la domótica a tu vida diaria.

Ahorro y calidad de vida, los motivos principales

Pero, ¿por qué las personas nos lanzamos a por nueva tecnología para el hogar? La tecnología tiene un precio, y es coherente pensar que si hemos sobrevivido sin robots aspiradores hasta ahora podríamos sobrevivir en adelante. Después de todo es “tan solo” una escoba automatizada, ¿no? Bueno, también sobrevivimos sin ventanas de alta calidad.

Lo cierto es que las necesidades cambian, o se redescubren, y estos dispositivos robotizados aportan una mejora notable en calidad de vida. Si puedes evitar barrer, aspirar y fregar haciendo uso de un robot como Baamba, desde luego que vas a intentarlo. Y es que la automatización suele mejorar nuestro hogar.

Pensemos en los electrodomésticos, o en esas comunidades de vecinos que instalan sensores infrarrojos para encender las luces del portal. Subir el carro de la compra ya es complicado de por sí, y cualquier ayuda es aceptada con los brazos abiertos. La instalación de un ascensor también se ve con buenos ojos, “automatizando” las escaleras.

De ahí que alianzas como SPC-Vía Célere se den en la actualidad: a medida que los futuros inquilinos demandan este tipo de servicios, aparece una marca que ha sabido tomar el pulso del mercado. Pero todo esto va más allá de modelos de negocio.

Esto es relativamente importante en viviendas con niños, personas mayores o personas con movilidad reducida, así como con diferentes tipos de discapacidad. Abrir una app y poder comprobar que las luces están apagadas, por ejemplo, puede ser un plus para cualquiera de nosotros pero algo fantástico para quien se mueve en silla de ruedas. Y lo mismo aplica a climatización, alarmas o videovigilancia: automatizar facilita la vida.

Kits básicos de domótica ‘plug&play’

Smart Home Desde El Movil

Al respecto de la videovigilancia, por poner un ejemplo, podemos destacar packs de dispositivos como el SPC Interceptio + Cámara 360º. Si hace unos años la domótica estaba reservada a unos pocos genios de la informática capaces de conectarla al hogar, ahora se estilan los productos sencillos de usar y cuya instalación apenas requiere unos minutos de nuestro tiempo. El plug&play ha llegado a la domótica y los sistemas inteligentes al hogar.

Hoy día cualquiera puede comprar un dispositivo de control remoto del aparato de aire acondicionado, como Horus, y controlar la temperatura de su casa desde cualquier lugar sin necesidad de habilidades técnicas más allá de manejar una app. Y eso es lo que verdaderamente está cambiando el mercado y por lo que el grueso de la gente está interesada. La domótica se ha vuelto fácil, ha aterrizado a nivel usuario.

Abres la caja que te llega por correo postal y en ella encuentras instrucciones de uso que en ocasiones no van más allá de un checklist con varios puntos. Dos minutos después tienes en la vivienda luces por control remoto y te puedes ir de vacaciones programando una simulación que finja el comportamiento de una familia, disuadiendo a los amigos de lo ajeno. Esto hace años era imposible.

Lo cierto es que nadie sabe del todo cuántos dispositivos hay actualmente en el mercado. Quizá dentro de unos años cuando la trazabilidad sea masiva podremos establecer métricas más acertadas. Lo que sí se sabe es que la smart home está a punto de despegar y que ayudará con nuestros quehaceres diarios con un cambio como el que se vivió con los electrodomésticos.

Imágenes | Vinicius AmanoJadon KellyKazden CattapanNordWood Themes